:: Enlaces Patrocinados - Publicidad ::

Las empresas pasan de contratar a la generación facebook

15 04 2014

Nunca en los últimos años la nueva generación de jóvenes había tenido tantos problemas para ingresar en el mercado laboral. Algunos expertos dan por hecho de que son “victimas” de la crisis, otros que existe una gran desconfianza por parte de los reclutadores hacía esta generación y sus habilidades.

Las recientes cifras publicadas por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos fueron buenas noticias para muchos -el desempleo total se mantuvo en 6,7%- pero continuó pintando un panorama sombrío para la camada de veinteañeros que están entrando en el mercado laboral.

La tasa de desempleo para los que están entre los 20 y 24 años llegó a 12,2% mientras que para el sector entre 16 a 24 años la cifra fue 14,5%.

¿Qué esta sucediendo?

Sociólogos y expertos en el mercado laboral buscan encontrar una explicación a esta situación que se aparte del tópico de la crisis económica.

“El desempleo ha incidido sobre todas las capas de la población afectando principalmente a aquellos más veteranos y con mayor salario”, explica un experto… “pero ahora parece ser particularmente grave entre aquellos que buscan su primer empleo o están introduciéndose en el mercado laboral”, recalca.

Tim Donovan, escribió en la revista Salón, que nos encontramos con extenso grupo demográfico de “jóvenes, pobres, con poca educación y casi siempre de sectores minoritarios” que no pueden encontrar trabajo. Estos, serían parte del problema.

Por su parte Walter Russell Mead, incide en una de las cuestiones que más preocupa a los reclutadores a la hora de afrontar una nueva selección de personal, la autocomplacencia. Ellos “piensan que se pueden quedar sentados sin hacer nada hasta que el gobierno o la economía le ofrezcan un puesto en una oficina de nueva a cinco”, escribe en su blog para American Interest.

No son interesantes para las empresas

Un estudio realizado por la empresa de empleo y contratación Adecco encontró que los administradores de personal tienen tres veces menos probabilidades de contratar a un veinteañero que a un trabajador maduro porque estiman que el empleado más viejo será más “responsable” y “profesional”.

“Los de la generación del milenio tienen de por sí una mala reputación de “incapaces de desarrollar su potencial, maniáticos de los medios sociales y auto fotografías ‘selfies’”, escribe Seth J Carr en el diario Chicago Tribune.

Muchos de los jóvenes graduados han sido educados por sus padres y el propio sistema bajo la idea de que podrán conseguir el sueño americano de conseguir el trabajo perfecto o liderar una empresa exitosa. Hasta ese momento se emplean en trabajos free-lance rehusando participar en un mercado laboral que creen aburrido y poco motivado.

No son pocos los expertos que atestiguan que esta generación se ha “autoapartado” del mercado laboral al no aceptar las reglas propias del sistema y creyendo que sus habilidades en las redes sociales serán las que les abrirán la puerta al paraíso. “Viven en paralelo al sistema, lanzando todo tipo de iniciativas de las que pocas sobreviven. Vivir al día es algo más que una manera de subsistencia, se ha establecido como una norma entre estos sectores” cita un experto, poniendo como ejemplo el auge de microblogs, instagrameres, tuiteros y otras formulas parecidas que les otorga un grado de notoriedad mucho más importante del que realmente tienen.

Sin embargo, como mayor peso adquieren, mayor es también el grado de desconfianza de las empresas hacía ellos. Los típicos tópicos sobre su falta de responsabilidad, endogamia y el poco espíritu de trabajo en equipo pesan en su contra.

Jewelyn Cosgrove, una representante de esta generación, escribe en Policy Mic que “Nos hemos visto frustrados, pisoteados y calumniados por los medios pero conservamos la esperanza”, en un futuro mejor.

Quizás se cumplan las esperanzas de Cosgrove pero hasta ese momento un gran número de jóvenes seguirá aumentando las listas de paro y se encontrará con problemas para que las empresas confíen en ellos.




Los directivos de Samsung cobran más que Tim Cook en Apple

9 04 2014

A pocas horas para que Samsung y Apple vuelvan a verse las caras en los tribunales por la disputa de una patente de 2.000 millones de dólares, se ha conocido que los tres consejeros delegados del gigante surcoreano cobran más que Tim Cook, su homólogo en la compañía de la manzana.

Según recoge el Financial Times, Samsung ha revelado por primera vez los sueldos de sus directivos tras la obligación impuesta por las nuevas regulaciones de Corea del Sur que exigen a las grandes empresas del país a hacer público lo que cobran sus altos ejecutivos.

El hombre que encabeza la división de componentes de la firma asiática, Kwon Oh-hyun, ganó el año pasado 6,4 millones de dólares; el jefe de la división de móviles, Shin Jong-kyun, se embolsó 5,8 millones de dólares y el tercer CEO de la compañía, el que está al frente de la electrónica de consumo recibió 4,8 millones de dólares. En sus salarios los bonos representaron el 70% del total, según apunta el FT, que también recoge el descontento entre los accionistas de Samsung por la escasa rentabilidad del dividendo de la compañía frente a estos pagos millonarios.

Mientras, en el continente americano, Apple pagó a su consejero delegado 4,25 millones de dólares, según comunicó la propia empresa a finales de diciembre a la SEC, el regulador bursátil estadounidense. A esta cantidad, eso sí, habría que añadir el paquete de un millón de acciones valorado en 378 millones de dólares con los que la compañía blindó a Tim Cook. Su cobro íntegro estaba ligado en un primer momento a su permanencia en la compañía pero desde el pasado mes de junio el Consejo decidió ligar un tercio de esa cantidad al rendimiento bursátil.

En 2011 esta retribución convirtió a Cook en el consejero delegado mejor pagado de Estados Unidos pero desde entonces no volvió a recibir pagos en acciones y ya ha dejado de ostentar este título. Según Forbes, se sitúan por delante John H. Hammergen, CEO del grupo sanitario McKesson; Larry Ellison, CEO de Oracle o Larry Page, consejero delegado de Google.

Esta es la primera vez que Samsung y otras grandes compañías surcoreanas desvelan los salarios de sus directivos. Hasta el cambio en la ley, el año pasado, solo estaban obligadas a hacer público la cuantía total recibida por los miembros del Consejo. Pese al avance, como explica el diario británico, los expertos en gestión empresarial advierten de un vacío legal en la nueva norma que permite a algunos de los empresarios más importantes del país seguir manteniendo en secreto sus ingresos.




MegaUpload denunciado por los estudios de Hollywood

9 04 2014

Este martes se dio a conocer una nueva demanda contra el clausurado portal de descargas Megaupload, esta vez de parte de siete grandes estudios cinematográficos estadounidenses. Una medida que ya ha sido definida por el creador del sitio, el informático alemán Kim Dotcom como una acusación “llena de tonterías” y que por ello no tendrá éxito.

La Motion Picture Association of America (MPAA), entidad que representa a la industria del cine de Estados Unidos, acusa a Megaupload y a sus operadores de “facilitar, alentar y beneficiarse por la violación masiva de los derechos de autor de películas y producciones televisivas” antes de que se cerrara el portal en 2012.

En su cuenta de Twitter Dotcom arremetió contra la MPAA alegando que al igual que el proceso criminal abierto por la justicia estadounidense en contra de Megaupload, él y sus ejecutivos, la demanda “está llena de tonterías y no tendrá éxito tras el escrutinio de los hechos”.

“Megaupload no recompensó a los archivos de más de 100 MB de tamaño. Hollywood reclama que pagábamos a los usuarios para subir películas pirateadas”, dijo en uno de sus mensajes.

Para Dotcom, quien espera bajo libertad condicional en Nueva Zelanda el inicio de su juicio de extradición a Estados Unidos previsto para julio próximo, se trata de una lucha entre “David, Goliath y Godzilla”, ironizó en otro tuit.

Por su lado, su abogado estadounidense Ira Rothken comentó en las redes sociales que la demanda de la MPAA “es un intento desesperado para fraguar un pretexto para las débiles acusaciones criminales del Departamento de Justicia”.

La demanda de la MPAA se suma a la complicada batalla legal que afronta Dotcom desde el vasto operativo policial contra la piratería informática, orquestado por el FBI estadounidense, en la mansión que alquilaba a las afueras de la ciudad neozelandesa de Auckland el 20 de enero de 2012 (19 de enero en EE.UU por la diferencia horaria).

Ese día Dotcom fue detenido junto a tres ejecutivos de Megaupload, se congelaron sus cuentas, se confiscaron sus bienes, se clausuró Megaupload y se realizaron otras detenciones en Europa.

Estados Unidos quiere juzgar a siete ejecutivos de Megaupload -entre ellos Dotcom y otras tres personas que se encuentran en Nueva Zelanda- por cargos relacionados con delitos de piratería informática, crimen organizado y blanqueo de dinero.

A Megaupload se le atribuye haber causado más de 500 millones de dólares en pérdidas a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor de compañías y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares.







¿Le gusta nuestro blog? Síganos :)